EN PRESENCIA DEL DIABLO @ CrisZurutuza

EN PRESENCIA DEL DIABLO

alttext
Dirigida por: Na Hong-Jin
Estreno: 16 de Marzo
Descargar Fotos

Energía Cine

presenta

Luego de Train to Busan, llega un nuevo éxito del cine coreano

“Un magistral uso del suspense que mantendrá a los espectadores en vilo durante toda la película” – Maggie Lee: Variety

“Una montaña rusa de sensaciones sobrecogedoras alrededor de una trama de misterio en torno a asesinatos en serie” - Javier Ocaña: Diario El País

“En presencia del Diablo es absorbente y está impregnada de una sensación de presagio tensa y enfermiza” Deborah Young: The Hollywood Reporter

“Un film escalofriantel” - David Ehrlich: Indiewire

 

EN PRESENCIA DEL DIABLO

(The Wailing)

Una película de Na Hong-Jin

 

ESTRENO COMERCIAL: 16 DE MARZO

 

TRAILER:

https://www.youtube.com/watch?v=aySEs_kFgP0&t=10s

 

SINOPSIS

La vida de un pueblo coreano se ve alterada por una serie de asesinatos salvajes y misteriosos que azota a esta pequeña comunidad rural. Los rumores y las supersticiones se propagan a causa de la presencia, desde hace poco tiempo, de un anciano extranjero que vive como un ermitaño. Ante la incompetencia de la policía para encontrar al asesino y sin tener una explicación racional, algunos habitantes del pueblo buscan a un chamán. Jong-Gu, un policía cuya familia está directamente amenazada, también cree que se trata de crímenes sobrenaturales.

 

FICHA TÉCNICA:

Título original: Goksung

Título en inglés: The Wailing

Director: Na Hong-jin

Guion: Na Hong-jin

Música: Jang Young-gyu, Dalpalan

Fotografía: Hong Kyung-pyo

Empresas Productoras

20th Century Fox Corea

Ivanhoe Pictures

Side Mirror

Género: Thriller.Terror

Año: 2016

Duración: 156 min.

País: Corea del Sur

 

REPARTO:

Hwang Jung-min

Kwak Do-won

Chun Woo-hee

Jo Han-cheol

Jun Kunimura

Jang So-yeon

 

PARTICIPACIÓN EN FESTIVALES

2016: Festival de Cannes: Sección oficial

 

2016: Festival de Sitges: Mejor película asiática y Mejor fotografía

MÁS SOBRE LA PELÍCULA

Con este thriller policíaco y sobrenatural, Na Hong-jin se confirma, tras sus grandes éxitos The Chaser (2008) y The Yellow Sea (2010) como uno de los directores más interesantes del panorama actual coreano.

Lo folclórico y la tradición religiosa coreana, junto a referencias bíblicas católicas, aparecen desde el primer fotograma de la película. Na Hong-jin crea una atmósfera de lo más inquietante, gracias al entorno rural, entre montañas, rodeado por un extenso bosque y la áspera climatología de lluvias torrenciales incesantes. La fuerza de la naturaleza se impone ante los problemas mundanos, pero todo cambia cuando estos trascienden lo terrenal para convertirse en algo puramente espiritual.

Su mirada tras la cámara actúa cómplice con la figura del diablo. Nos hace partícipes de la insoportable presión psicológica de sus víctimas y nos convierte, junto a ellos, en aquellos que tiran del sedal.

Fuera de Europa, donde más se ha desarrollado esta corriente de cine negro, es sin duda en Corea del Sur, hasta el punto de que en los últimos años se habla del neo-noir coreano como uno de los movimientos cinematográficos más distintivos. Nombres ya consagrados como Chan-wook Park y Joon-ho Bong han trabajado en él, destacando respectivamente Old Boy (Oldeuboi) y Crónica de un asesino en serie (Salinui chueok), ambas de 2003.

Ahora nos situamos en un pequeño pueblo entre montañas en el que la superstición más pretérita es aún hoy omnipresente. El tono sombrío al que nos acostumbró con sus anteriores films el realizador surcoreano sigue intacto, pero en esta ocasión en un marco alejado de las ciudad e incidiendo con mayor profundidad en las aristas psicológicas del melodrama. La relación alienada entre lo demoníaco o desconocido y los habitantes del pueblo es el fuerte de un film que retrata los procesos de locura de un modo singular y cifrado en una suerte de rituales desatados y espeluznantes.

 

 

SOBRE EL DIRECTOR

Director de cine surcoreano nacido en 1974 en Seúl, Corea del Sur. Siempre se caracterizó por desarrollar historias de cine negro con personajes predestinados fatalmente en un mundo donde ninguno tiene futuro y la naturaleza de los hombres es esencialmente mala.

Su ópera prima The Chaser (Chugyeogja, 2008) seguía los pasos de un antiguo detective vuelto proxeneta, al investigar las desapariciones de sus empleadas a cargo de un psicópata en Seúl, conformando así un inquietante y enfermizo juego del gato y el ratón. Su siguiente cinta, The Yellow Sea (Hwanghae, 2010), desviaba el foco hacia un decorado más complejo, el de la región de Yanbian que separa Corea y China, para desplegar las crudas vicisitudes de un taxista transformado en matón. Y más ambición todavía registra su tercera incursión tras las cámaras: En presencia del Diablo (Goksung), trasladándose ahora a un pueblo.

 

Los comentarios estan cerrados